Deshumidificadores: la herramienta ideal para combatir el moho

En cualquier estancia, sin importar su uso, espacio o grado de limpieza, la presencia de aire es constante y este aire suele contener diminutas partículas y esporas, especialmente de un tipo de hongo conocido de manera común como moho, hongo que puede afectar de manera seria la superficie de muchos elementos, desde paredes hasta muebles, además de liberar partículas que pueden resultar dañinas para los habitantes y usuarios regulares del lugar.

La presencia de moho en un lugar se puede ver potenciada cuando la humedad relativa del aire tiene un nivel elevado, por lo general mayor al 50% ya que la humedad favorece considerablemente la capacidad de adherencia de las partículas de moho a las diferentes superficies de los diversos materiales que se encuentran en el lugar, lo que provoca que se desarrollen grandes colonias de este hongo.

Por lo tanto, no es de extrañar que los deshumidificadores, gracias a su gran capacidad para eliminar la humedad excesiva del aire en un lugar, sean una de las herramientas más efectivas para eliminar este hongo o evitar su presencia en cualquier lugar, casa o edificio.

Cabe mencionar que las esporas y partículas de moho son sumamente resistentes por lo que pueden sobrevivir en diferentes ambientes, incluso en entornos con un ambiente extremadamente seco, pero la dificultad que la sequedad implica para su desarrollo y proliferación es alta, por lo que es mucho más fácil su eliminación en un ambiente carente de humedad.

En contraparte, un ambiente con un alto nivel de humedad es absolutamente ideal para el desarrollo de éste y cualquier otro tipo de hongo. En el caso específico del moho, dada su gran resistencia y capacidad de adaptación, la humedad favorece su adherencia a cualquier material, por lo que es posible encontrar plagas de moho en madera, metal, concreto, yeso, plástico, cerámica, piedra, tela, tierra, entre otros, si no se tiene el cuidado, la limpieza y la atención necesaria para evitar su aparición.

El moho es un tipo de hongo que tiene la capacidad de descomponer la materia orgánica de cualquier elemento al que se adhiere, lo que implica que mientras el material se desintegra y reduce su volumen, la cantidad de moho incrementa. Pero su resistencia y capacidad de adaptación es tan alta que incluso al adherirse a un material no orgánico, su capacidad para desarrollarse y reproducirse es grande, incluso aunque no descomponga ni consuma el material.

Identificar la presencia de moho en cualquier lugar es relativamente sencillo, pues las manchas oscuras de tono verdoso que aparecen en las esquinas de paredes, pisos, techos, muebles, piscinas y demás elementos, son puntos en los que hay una gran cantidad de moho. Casualmente, es común identificar estos lugares por su alto nivel de humedad y mala ventilación, ya que suele tratarse de puntos relativamente ocultos.

En casos extremos, las plagas de moho pueden alcanzar tal nivel de desarrollo que son capaces de provocar daños estructurales en los muebles o superficies a las que está adherido el hongo, incluso al grado de dañar edificios, pues este tipo de hongo es capaz de desintegrar de manera progresiva la madera, el concreto y demás materiales utilizados comúnmente para la construcción.

Y es precisamente por lo anterior que como parte del cuidado de todo edificio u hogar se recomienda contar con deshumidificadores efectivos y de calidad, de manera que el ambiente interno del lugar tenga un nivel ideal de humedad, un nivel que no sea excesivo y así no favorezca la proliferación de moho y al mismo tiempo no sea tan seco para afectar a los habitantes.

Como se menciona anteriormente, este es sumamente resistente, razón por la que prácticamente cualquier elemento que se encuentra en el hogar es susceptible a sufrir daños provocados por el moho. Es decir, no sólo paredes y muebles pueden tener plagas de moho, sino también aparatos eléctricos, ropa, libros y cuadernos, utensilios de cocina y muchos otros, por lo que resulta fundamental evitar la presencia de este hongo en cualquier lugar.

Como se puede suponer, al tener una gran resistencia y la capacidad para degradar materia orgánica, este tipo de hongo puede tener un efecto sumamente negativo en la salud de las personas que se encuentran frecuentemente en lugares donde ha proliferado el moho. Entre las consecuencias más comunes que se pueden encontrar están diversas infecciones estomacales y respiratorias, reacciones alérgicas en la piel, las cuales pueden alcanzar diferentes grados e irritación en boca, garganta, vías respiratorias y piel.

En el caso de personas con problemas respiratorios, enfermedades crónicas o que padecen alguna condición que afecta al sistema inmunológico, las consecuencias de vivir en un entorno rodeado por moho pueden ser bastantes serias, desde fiebre y tos hasta padecimientos serios y difíciles de tratar, sobre todo porque algunos tipos de moho suelen segregar esporas con un alto contenido tóxico.

Los deshumidificadores, en consecuencia, son fundamentales para cualquier hogar, pues estos aparatos tienen la capacidad para eliminar el exceso de humedad en cualquier habitación, lo que ayuda a crear un ambiente poco favorable para el moho, lo cual, aunado a una buena limpieza y mantenimiento del lugar, puede evitar su aparición, lo que implica gozar de beneficios en diferentes aspectos, desde la estabilidad de la estructura del edificio hasta un buen estado de salud de sus usuarios.

Por supuesto, para que esto resulte efectivo es necesario detectar los lugares en los que existe una mayor probabilidad de aparición de este hongo, para lo cual basta con detectar las habitaciones o estancias con mayor nivel de humedad. Para hacer esto no es necesario contar con un equipo especializado, pues esto es notable al detectar ciertas señales como puede ser, el más obvio, la aparición de manchas en muebles, paredes o ventanas, condensación excesiva en puertas y ventanas, rápido descoloramiento de paredes, muebles y demás elementos t temperatura elevada en el lugar.

Una vez detectados los puntos más susceptibles a la aparición de moho, es necesario buscar la fuente de humedad y eliminarla, fuente que suele ser el aire y que exige la presencia de un equipo especializado para eliminar dicha humedad. Asimismo, es necesario llevar a cabo un proceso de limpieza y mantenimiento regular y periódico de muebles, aparatos, puertas, ventanas y la estructura del lugar para eliminar el moho que pudiera estar adherido a las superficies y evitar su proliferación.

También es necesario mantener bien ventilado todo el lugar, sobre todo en lugares húmedos como baños, cocinas y cuartos de lavado, limpiar la condensación presente en cualquier elemento dentro de la habitación y mantener en buen estado las tuberías de agua y los sistemas de calefacción.

Por supuesto, como punto fundamental para combatir el moho está la adquisición de deshumidificadores, dispositivos que indudablemente son los mejores aliados de cualquier persona para combatir este hongo, equipos que regulan y nivelan la cantidad de humedad en el aire, creando así un entorno bastante desfavorable para éste y cualquier otro tipo de hongo y un ambiente completamente favorable para la salud de los habitantes o visitantes del lugar.

Y no hay mejor forma e finalizar sino reiterando que los mejores equipos especializados en eliminar la humedad excesiva en el aire sólo se encuentran con la empresa líder en el mercado de la humedad y el agua caliente: H2O TEK.